SEMINARIO:

El gran cambio: Piensen como verdaderos empresarios

 

[El reto] El mayor cambio que debemos realizar para triunfar en nuestro negocio es dejar de pensar como el promedio de las personas y comenzar a pensar como empresarios. De hecho, el éxito depende en gran medida de la habilidad que tengamos para ayudarle a cada integrante de nuestra organización a realizar ese gran cambio. El poseer un gran sueño o tener buenas intenciones de salir adelante, por sí solos, no producen resultados. Napoleón Hill sabía que el camino al éxito comienza al cambiar nuestra manera de pensar. Por esta razón tituló su obra maestra Piense y hágase rico. Para que un empresario triunfe en su negocio debe empezar por pensar como un verdadero empresario para así mismo actuar como empresario.

[La solución] En este seminario, el Dr. Cruz toma las áreas más importantes del negocio y los retos más frecuentes que enfrenta todo nuevo distribuidor y les muestra a los asistentes cómo el empresario comprometido responde a cada una de estas áreas y desafíos, comparando dichas respuestas con las de el común de la gente. El objetivo es lograr que cada empresario vea aquellas áreas en las que debe cambiar porque influyen en el éxito o el fracaso de su negocio. Los participantes descubrirán qué los ha frenado para desarrollar los hábitos de éxito que les permitan triunfar, y aprenderán estrategias concretas para comenzar a pensar como empresarios.

[Los resultados] La razón más frecuente por la cual algunos empresarios fracasan en su negocio es porque llegan a él pensando como el común de la gente y nunca salen de ahí. Piensan y actúan como si aún fueran empleados, como si lo que tuvieran entre manos no fuera su propio negocio, como si estuvieran trabajando para alguien más y no para ellos mismos. Permiten que sus excusas, miedos e inseguridades los dominen y los detengan de lograr sus metas. Al salir de este seminario los asistentes sabrán cómo es que piensan los empresarios de éxito y qué cambios deben realizar para pensar y actuar de la misma manera.

He aquí algunas de las diferencias discutidas en este seminario:

  • La persona común resiste el cambio porque teme a lo desconocido, mientras que el verdadero empresario ve el cambio como el camino a nuevas oportunidades de éxito.
  • La persona común mide su trabajo por las horas invertidas, en cambio el empresario comprometido mide su compromiso por los resultados obtenidos.
  • La persona común espera a estar motivada antes de actuar, pero el empresario dinámico sabe que es la acción la que crea motivación.
  • La persona común tiende siempre a enfocarse en sus debilidades, y el empresario convencido de sus sueños se enfoca en sus fortalezas.